Cómo ayudar a un adicto (alcoholismo, drogadicción, anorexia…)

La adicción es una enfermedad que causa disfunciones en el sistema de recompensa y motivación del cerebro, así como en los circuitos de la memoria. La adicción lleva a una persona a buscar placer o relax a través del consumo compulsivo de alcohol, droga, comida… a pesar de los graves riesgos personales, de salud y sociales que dicho consumo le reporta.

Los factores que contribuyen a la adicción son variados, incluyen factores biológicos, psicológicos y experiencias sociales. Dada su enorme complejidad la adicción debe ser tratada por un profesional. Para ayudar a una persona con problemas con el alcohol, droga, juego… puedes informarte y aprender sobre la enfermedad de la adicción, ofrecerle ayuda y cuidarte a ti mismo para permanecer fuerte.

 

PERMANECER FUERTE

1.- Determina qué puedes cambiar. Intentar cambiar a los demás acaba siendo frustrante porque no puedes controlar el comportamiento de las otras personas. No obstante sí puedes cambiar tu comportamiento.

  • Por ejemplo, si un amigo tiene problemas con el alcohol puedes evitar beber cuando estés con él. Ofrécele otros planes como puede ser ir al cine en vez de ir a una fiesta, bar…
  • Recuerda que no eres responsable del comportamiento de los demás ni de sus consecuencias. Si una persona, por ejemplo, no es capaz de hacer su trabajo no lo hagas en su lugar, si lo haces estás contribuyendo a que continúe consumiendo.
  • No tienes que justificarte ante la persona que consume ni encubrirla. No tienes que darle dinero para que compre sustancias o juegue.

 

2.- Establece límites. Los límites son para protegeros a ambos. Te ayudarán a protegerte a ti de ser abusado, manipulado o amenazado. Le pueden ayudar a tu ser querido a entender qué es aceptable y qué no lo es.

  •          Considera con qué comportamientos puedes ser flexible y cuáles son líneas rojas.
  •          Una persona, por ejemplo, puede ser hostil y ruda contigo cuando está bajo los efectos de la sustancia. Este comportamiento inaceptable, dependiendo de tu relación con la persona, tal vez decidas tolerarlo hasta un determinado nivel.
  •          El abuso físico o el abuso psicológico prolongado causan daño, especialmente si en el entorno hay niños o jóvenes. Por muy duro que pueda ser establecer unos límites claros que prohiban este tipo de comportamiento, es importante para protegerte a ti y a otras personas afectadas por el comportamiento del que consume.

 

3.- Sé firme con los límites. Es importante que la persona que consume sepa que no dejarás que te manipule ni intimide para ayudarle a sostener su consumo. Igualmente debe saber que tú le ayudarás de la manera que necesita, no de la forma que él quiere que lo hagas.

  •          Endurece la consecuencias por el traspaso de las líneas rojas. Pueden ser pequeños como no cambiar planes para acomodarte a la otra persona. O pueden ser más significativos como irte de casa o abrir una cuenta corriente propia.
  •          Hay una diferencia entre ser flexible y ponerte en peligro. Si crees que estás en peligro llama para pedir ayuda y sal de la situación. Telefonea al 112 o cualquier otro número de emergencia. El alcohol y las drogas pueden provocar comportamientos violentos en personas que no tienen historial de serlo.

 

4.- Busca ayuda para ti. Ayudar o interactuar con alcohólico o drogadicto puede ser emocional, mental y físicamente extenuante. Puede serte de gran ayuda buscar tus propios soportes, como pueden ser grupos de autoayuda, psicólogo, terapeuta…

  •             Al-Anon es una red de ayuda a familiares y amigos de personas con problemas de alcoholismo y Nar-Anon para familiares y amigos de personas con problemas de drogas. En España al no haber reuniones de Nar-Anon los familiares de adictos a las drogas asisten a reuniones de Al-Anon.
  •             La ayuda de un terapeuta puede serte valiosa, especialmente si tienes sentimientos de culpa o te sientes responsable de la otra persona. Muchas veces el adicto prefiere consumir su “droga” antes que atenderte a ti, un terapeuta puede ayudarte a lidiar con esta situación.

 

5.- Practica el autocuidado. Es importante que cuides tu cuerpo tanto como tus emociones. Cuidar de otros es muy estresante y puede ponerte en riesgo de enfermar. Cuidarte a ti también es un ejemplo de autocuidado para la persona adicta.

  •             Duerme suficientes horas. Evita tomar estimulantes por la tarde, no uses pantallas unas horas antes de irte a dormir y ten una rutina antes de acostarte.
  •             Come bien. Come frutas, verduras y carbohidratos con mucha fibra. El estrés puede dañar el sistema inmune, los antioxidantes de las frutas y verduras pueden ayudar a tu cuerpo a defenderse de las enfermedades. Los carbohidratos como las patatas dulces, el arroz integral y las legumbres pueden producir serotonina en tu cerebro, una hormona relajante.
  •             Haz ejercicio. El ejercicio no solo te mantiene en forma, también reduce el estrés. Haz ejercicio que se centre en la respiración y mindfulness como el Yoga y Tai Chi.
  •             Reduce el estrés. La meditación puede ser útil. Escucha música relajante. Los ejercicios de respiración, como respirar profundamente, pueden ayudar a calmarte e incluso reducir la presión sanguínea.

 

6.- Admite tus límites. Cuidar y ayudar a una persona con problemas de alcohol, droga, comida… puede ser agotador. No te lleves al límite de tus fuerzas y energía, no te pongas en situaciones de peligro. Si no te cuidas no podrás cuidar a la otra persona. No te avergüences de respetar tus límites y cuidarte.

  •             Puede que el adicto te culpe de sus problemas. Pueden intentar manipularte amenazando con consumir o autolesionarse si no les das lo que quieren. Tendrás que recordarte que no eres responsable de los actos de las demás personas.
  •             El consumo de alcohol y drogas hace que las personas estén en negación sobre la gravedad de su problema. Pueden robar e incluso amenazar o usar la violencia para obtener más sustancia. Alejarte de estas situaciones es tu mejor opción.

 

OFRECER AYUDA

terapiaGrupo

1.- Habla con la persona. Lo primero es expresarle que te importa, dile que la quieres y que estás preocupado por su comportamiento. Ofrécele ayuda específica como por ejemplo acompañarle a buscar ayuda.

  •             No apeles a las emociones para hacerle sentir culpable. Pueden obtener el resultado contrario y que la persona se vuelva más compulsiva en su consumo.
  •             No intentes hablar con ella cuando está bajo los efectos de las drogas o alcohol, no razonará y su juicio puede estar alterado.

 

2.- Busca recursos. Hay bastantes recursos que ayudan a superar las adicciones, algunos son gratis y cercanos y otros son más caros y pueden estar lejos, dependiendo de la gravedad de la adicción será conveniente recurrir a unos u otros. Consulta con varios recursos. Pregunta a alguien que haya superado una adicción. Habla con un especialista que te oriente. Consulta con el adicto las diferentes posibilidades, mientras más receptivo sea con el plan de tratamiento más posibilidades tiene de superar la adicción.

  • La opción más popular a nivel internacional son los grupos de autoayuda, como son los de Alcohólicos Anónimos, Narcóticos Anónimos, Comedores Compulsivos. Estos programas son de gran ayuda, en especial porque la identificación y empatía que surge entre los asistentes les lleva a crear una fuerte red social de soporte. Estas redes incluyen el apoyo 24 horas de un padrino/madrina y una comunidad de personas que comparten las mismas experiencias. Tienen la ventaja de ser recursos gratuitos y de haber reuniones en muchos lugares, tanto de España como de otros países.
  • Considera recursos ambulatorios. Muchas personas pueden recuperarse del alcoholismo y drogadicción asistiendo a centros ambulatorios donde combinan la participación en terapias de grupo junto con las terapias individuales.
  • Considera el ingreso en un centro de recuperación de adicciones. Cuando una persona tiene que desintoxicarse es importante que sea bajo la supervisión de un profesional, la retirada drástica de la sustancia puede producir complicaciones médica severas e incluso la muerte.
    •             En los centros se desintoxica bajo supervisión médica.
    •             Supervisión las 24 horas, algo muy importante para evitar que la persona se vaya a consumir.
    •             Al aislarse de los detonantes de consumo del exterior se facilita al adicto centrarse en el programa y recuperarse de la adicción.
    •             Hay diferentes tipos de centros, con diferentes tipos de terapias, la Cognitivo Conductual (CBT) que ayuda a cambiar conductas y pensamientos. La de Reforzamiento Motivacional (MET ) útil para superar la resistencia a entrar en tratamiento. La terapia Basada en la Familia (FBT) recomendada para los familiares, ayuda a cambiar patrones disfuncionales en las relaciones familiares. Los centros de 12 pasos centrados en el programa de 12 pasos de Alcohólicos Anónimos combinan este programa con otras terapias.
  • Considera la intervención. Si la persona no accede a asistir a grupos de terapia ni a internarse en un centro y está fuera de control puedes hacer una intervención. Lo mejor en este caso es contar con la ayuda de un intervencionista profesional.

Recuerda que no hay atajos. Cada situación es única y cada tratamiento tiene que adaptarse a esa situación. Valora las diferentes opciones. Consulta con un especialista que te oriente.

Recuerda que esto es un proceso, no esperes un resultado inmediato. La persona que entra en recuperación puede tener recaídas. Sé paciente.